Como Recuperar tu niño interior con PNL

¡Hola, buen día! ¿Cómo están todos ustedes?

De nuevo en uno de nuestros encuentros Simplemente una Cita con Aurelia.

El objetivo de estos artículos es que como mujer, como madre, como hija, como profesional, puedas llegar a tener un equilibrio emocional tanto en la familia como en tu área de trabajo, es decir en todo donde te desempeñes.

Carta al niño interior

Es un placer poder compartir el día de hoy el tema maravilloso sobre cómo hacer una carta al niño interior, es decir, que en esta oportunidad vamos a dedicarnos a aprender cómo escribir una carta a mi niño interior.

¿Qué crees que significa escribir una carta a tu niño interior?, ¿por qué este tema el día de hoy?  El motivo se debe a que considero que si somos niños felices, somos adultos felices.

Entonces es momento de reencontrarnos, de reconectarnos con nuestro niño interno. Ese pequeño ser que cada uno lleva dentro de sí, por lo que debes saber que es el niño interior.

Entonces, ¿sabes qué es tu niño interior?, ¿sabes cómo afecta tu vida un niño interior herido?

Cómo afecta tu vida un niño interior herido

¿Te gustaría saber cómo sanar el dolor original que hoy lo tienes pero ha nacido hace muchos años y sobre todo cómo recuperar a tu niño interior?, ¿qué entiendes por niño interior?

Mientras haces eso voy a comenzar con algunas señales muy claras que se manifiestan si tenemos internamente un niño herido.

  • Codependencia

Una de ellas es la codependencia, que puede ser a nivel emocional entre padres, entre pareja; la otra es la agresividad. Hagamos un paréntesis en este momento para aclarar algo.

La idea de escribir estas líneas es que pueda llegar a la mayor cantidad de mujeres y hombres y poder tener familias felices en el mundo. Esa es mi misión: que tú como hombre, que tú como mujer, tú como hijo, tú como tío, como cualquier integrante de tu familia, puedas tener un equilibrio emocional.

¿Y cómo te voy a proporcionar ello? pues gracias a algunas herramientas y técnicas de programación neurolingüística y más allá de eso, es algo interno, algunas cosas que he practicado y que me han funcionado.

Y me gustaría que a ustedes también les funcione todo en la medida en que tú o ustedes lo pongan en práctica

  • Agresividad

Retomando lo anterior, la agresividad que se puede dar en la persona adulta simplemente es una señal muy clara, sí, muy clara, de nuestro niño herido.

  • Desconfianza

Otra es la desconfianza. Si tu pareja o tu misma o tus hijos ves que desconfían mucho, es simplemente una señal de que existe un niño herido dentro de él o de ella.

  • Baja autoestima

También puede aflorar otra señal, que es la baja autoestima es decir, que te valoras o se valoran, pero poco.

  • Adicciones

Otra manifestación acá muy fuerte y consecuente cuando tenemos un niño herido interno es la referida a la existencia de adicciones: quienes las padecen son personas que a veces van a tener heridas internas y lo van a dar a conocer a los otros por su comportamiento, por su actitud y a veces por su forma de pensar.

Sin embargo, el día de hoy queremos recuperar, queremos escribirle una carta a ese niño interno que llevas dentro.

Qué es el niño interno

En términos muy simples, el niño interno existe en cada uno de nosotros; es esa parte creativa, esa parte alegre que llevamos nosotros. Y a nivel físico, decimos en PNL que es del ojo esa parte pequeñita que tenemos en él.

Esa es la señal de tu niño interno que llevas desde el día que naciste hasta que te vas a esta tierra; es el único elemento tan pequeñito que se mantiene en el mismo tamaño, entonces es una forma en la que nuestro niño interno nos está acompañando.

Si algunos aman este tema del niño interior herido, al final le vamos a recomendar un libro que les va a permitir conocerlo a profundidad. Sin embargo, en esta oportunidad nos vamos a enfocar en darle una solución.

Entonces vamos a ver cómo vamos a hacer esa carta a nuestro niño interior; en qué consiste, cómo es. En la vida no sólo es saber hacerlo sino cómo hacerlo. Por eso vamos a enseñarles este ejercicio.

En PNL le llamamos Ejercicio Recuperando Tu Niño Interior, así lo llamamos en programación neurolingüística

Considero obvio que quienes me están leyendo están comprometidos en ser felices, adultos sanos, para ser adultos que tienen seguridad, que tienen confianza, que tienen una alta autoestima.

El ejercicio inicia escribiendo la carta con la mano derecha o la izquierda, si ésta es la mano que domina se completa con la otra mano. En este caso utilizamos la mano derecha, porque comúnmente más personas escribimos con ella.

Creo que de diez personas que hay, ocho escribimos con la derecha, pero si en tu caso es a la inversa, comenzarás con la mano izquierda.

Entonces vas a escribir una carta de esta manera: en mi caso sería  yo Aurelia adulta, te quiero decir a ti niña…

Y procedes a anotar lo que le quieres decir a esa niña en este momento, cada uno de nosotros expresará lo que quiera hacer en este ejercicio Recuperando Mi Niño Interior.

Antes de escribir esta carta tienes que respirar profundamente, completamente, lentamente y tienes que recordar… Como la mente es similar a una de las mejores grabadoras que hay, puedes retroceder al tiempo que vas a recordar, a ese acontecimiento muy triste, que te hizo sentir en los límites.

Muchas veces, cuando eras niño, puede ser que hayas tenido un episodio que te marcó. Vamos a hacer un ejemplo: cuando yo tenía nueve años me castigó un tío. Me remonto a ese momento y revivo una situación, viviendo de nuevo la escena.

Vuelvo a escuchar sus palabras, sentí el castigo que recibí…

Cuando lo hagas, debes estar preparada para comprender que no vas a estar tan feliz, sobre todo por lo que vas a revivir. Eso conlleva a practicar el ejercicio una y otra vez para reconectarte con tu familia, con tu yo interior.

Si ustedes lo van a hacer en casa, va a ser de una forma muy sencilla, quizás van a estar solos o acompañados; sin embargo, van a tener que recordar una escena triste, reviviendo esa escena.

Retomando el ejemplo, a Aurelia a los 9 años la castigó su tío… entonces la carta la escribo de esta manera: con mi mano derecha y en una hoja coloco: “Yo, Aurelia adulta, te quiero decir a ti, niña de nueve años…”

Y le explico qué pasó cuando eso sucedió, que le estoy dando a conocer que cuando mi tío me castigó simplemente me quiso enseñar algo…

En ese momento voy a entender al otro sujeto, voy a sacar lo positivo, a destacar la  interpretación positiva. Le voy a decir que quiso enseñarme a ser responsable de mis actividades; él me quiso enseñar eso, sin embargo, su actuar, la forma como lo hizo, fue incorrecta.

Porque castigar a un niño es la peor demostración de violencia con la que puedes actuar en este tiempo, es lo peor que puedes hacer, porque como niños somos indefensos, como niños vemos la vida de maravilla y poderles castigar, pues es un dolor muy grande…

Si tú tienes el privilegio de ser papá, de ser tío, debes comprender que los niños entienden con amor.

En términos legales decimos diente por diente, ojo por ojo, pero al actuar así sólo veríamos que el mundo se volvería ciego; entonces, no estamos en este tiempo para para castigar con mano dura, no estamos en ese tiempo…

Estamos para hablar con amor, con cariño y con respeto.

Si el niño sabe adecuadamente cuáles son sus tareas y las consecuencias de ella, el niño pasa de escucharte a sentirte, va a verte y recuerda que en los niños de la edad de 4 a 8 a 10 años, su canal de comunicación es visual, por lo que cuanto hagas, ellos también lo harán.

No estoy justificando el castigo del tío, sólo estoy haciéndole entender yo adulta, como Aurelia adulta, a mi niña interna Aurelia, que él me quiso enseñar algo: que debo ser responsable, pero quiero dejarte claro a ti, que me estás leyendo, que lo deseo resaltar es que los medios fueron incorrectos, no la persona como tal.

En ese entonces el tío de Aurelia no era una persona mala, sino que él quería hacerle comprender algo, pero su actuar fue inadecuado. Imagínate, si de esa manera me corrigió a mí, qué acontecimientos habrá pasado él, cómo lo habrán corregido sus papás, cómo le enseñaron sus padres.

No es justificar, simplemente es sacar la intención positiva de la situación; entonces, una vez más, yo Aurelia adulta, te quiero decir a ti, niña Aurelia de 9 años, que cuando te castigó tu tío, lo que él quería era enseñarte que debes ser responsable.

En este momento respiro y continúo con mi carta…si cuando era niña me enseñaron que con golpes hay que ser responsables, ahora de adulta, ¿yo estaré haciendo lo mismo, yo me estaré castigando por algunas áreas que no cumplo?

Muchas veces, según como nos han programado de niños, lo repetimos de adultos. Es momento entonces de que yo como adulta asuma que no voy a permitir que nada ni nadie, ni yo misma, pueda castigarme para ser responsable.

Eso fue en el pasado, cuando era niña, pero ahora como adulta, soy un ser responsable,  feliz.

La segunda parte, el segundo párrafo de esta carta, es: “Ahora yo, Aurelia adulta, estoy…”, ¿qué estoy haciendo para que esa niña se sienta feliz, se sienta libre, se sienta responsable pero desde el amor…

Eso que estoy haciendo es lo que voy a escribir a mi niña interna…

“Ahora yo, Aurelia adulta, estoy cumpliendo las tareas día a día para que tú, niña Aurelia seas feliz y plena…”

¿Qué quieres decir en este segundo párrafo? Yo como adulta, le hago una promesa, le digo que estoy haciendo algo para que esa niña se sienta feliz y segura

Te repito, le escribo yo como adulta sobre qué estoy haciendo para que esa niña se sienta feliz, segura y tranquila, qué estoy haciendo cumpliendo mis actividades para que tú, niña Aurelia seas feliz y segura.

En ese momento que termino de escribir mi carta con mi mano derecha, simplemente, nuevamente respiro lentamente, profundamente y otra vez, con mis ojos cerrados vuelvo a la escena y me imagino que yo adulta estoy viendo a la niña Aurelia.

Estoy viendo entonces cómo yo, ya adulta le hago llegar una carta a mi yo niña.

Esa carta, ese escrito que le hago llegar a la niña, a la niña de 9 años que fue castigada. Tal vez en ese momento estuviste llorando, tal vez en ese momento tú estés triste, no lo sé; cada uno se va a analizar y entonces, le doy la carta.

En ese instante, nuevamente respiro profundamente, completamente y me imagino que soy una niña, una niña de 9 años en mi caso.

Yo no sé qué tipo de niño interior herido tendrás tú, pero la cuestión es que en ese momento vas a volver a ser como un niño y vas a leer esa carta que te has escrito como adulto. Vas a respirar profundamente, completamente y lentamente.

Y como una niña vas a leer la carta que dice: yo Aurelia adulta simplemente te escribo esta carta para decirte que cuando tu tío te castigó simplemente quería enseñarte a ser responsable.

Ahora yo Aurelia adulta estoy cumpliendo las actividades para que tú, niña Aurelia, seas feliz y segura, entonces una niña de 9 años que recibe esta carta se sentirá feliz.

Viene la segunda parte de la carta: con mi mano izquierda, como ya hice con mi mano derecha, ahora con mi mano izquierda y en otra hoja, agarro un papel y hago lo siguiente:

Segunda parte de la carta

Estas son las indicaciones de la segunda parte del ejercicio Recuperando Tu Niño Interior, nuevamente vas a respirar profundamente, completamente, lentamente tres veces.

Ahí digo y escribo con mi mano izquierda cómo se siente esa niña al haber leído esa carta del adulto y esto es muy importante y lo tienen que escribir con tu mano menos dominada.

Una vez más insisto, si dominas tu mano izquierda esta segunda parte la vas a escribir con tu mano derecha.

Te repito, la primera parte con la mano que dominas y la segunda con las que menos controlas, pero estamos haciendo el ejemplo de que un 80% más escribimos con la derecha y sólo el 20 por ciento con la izquierda; al iniciar entonces la segunda parte de la carta me conecto con mi mano izquierda y respondo esa carta que me enviaron.

Imagínate que en ese momento yo, como una niña de 9 años, he recibido una carta de una Aurelia adulta y me dice que vamos cumplir las actividades, que te voy a proteger, que vas a estar segura conmigo.

¿Cómo se sentiría?, obvio, simplemente feliz agradecida y como una niña de 9 años voy a responder con mi mano izquierda. Diré como niña: “¡gracias, gracias!”

Y tal vez con tu mano izquierda así va a ser tu letra, porque es la que menos dominas; cuando escribes una carta con tu mano izquierda te estás conectado con tu interior, con ese niño que todos los de veía felicidad, tranquilidad, todo lo ve con amor.

Entonces, si tú te reconcilias con tu pasado a través de esta carta con el niño interior, vas a hacer una persona más segura, una persona que confía más en ella, una persona que ama con libertad, una persona que confía más en ella.

Hay muchos casos de cuando trabajo con mujeres, con familias, tienen inseguridad en el amor, inseguridad por el dinero que se deben a que son escenas que desde niños están grabados en su mente.

En PNL los llamamos programas mentales, y esos archivos están aún en la mente y no saben cómo sacarlos, no saben cómo como programar, como reprogramar.

De este modo, el día de hoy que compartí la carta al niño interior son dos pasos, el primero con la derecha y el segundo con la izquierda, porque la mano que menos dominas es la que te conecta con tu interior.

En el próximo encuentro vamos a profundizar este tema, porque existen varios niños rechazados, niños heridos, hay varios tipos de problemas como consecuencia de lo que hemos sufrido cuando hemos sido niños.

Entonces, si sabes qué te está enganchando del pasado y lo puedes solucionar con una carta, te sentirás más libre, porque recuerda que en PNL trabajamos con la mente inconsciente y la mente inconsciente tiene tres características: todo lo acepta, considera que estamos en tiempo presente y sobre todo, desconoce si lo que sientes es verdad o es falso.

Si tú haces una carta, puedes ir hasta el fondo de la situación para que tú te conectes y como estás tan conectada, puedes escribir y sacar tus sentimientos. Y así terminamos este encuentro de hoy.

¡Gracias, gracias!, soy tan feliz y muy agradecida porque más y más adultos somos sanos, más adultos somos felices, más adultos tenemos más confianza, más adultos tenemos seguridad en nosotros mismos para alcanzar todo lo que deseamos y merecemos.

Esto fue el encuentro con Simplemente una Cita con Aurelia con el tema Cómo Recuperar Tu Niño Interior Con PNL.

Gracias por el día de hoy y recuerda que te di las llaves de la prosperidad. ¡Sólo está en ti actuar!

Gracias, besos desde Perú a todo el mundo.

¡Gracias de nuevo y hasta el próximo encuentro!

Be the first to comment on "Como Recuperar tu niño interior con PNL"

Leave a comment

Your email address will not be published.


*